lunes, 30 de mayo de 2011

Crítica: La sangre de Jesús de Spencer Williams

Un cine hecho por y para negros


Apuntes sobre la película/TheNowhereManIAm.



"Pocas películas han llegado a nuestros días del race film hecho entre 1915-1950"
Richard Peña

El ciclo organizado por la Fundación Botín sobre cine afroamericano independiente es una oportunidad de ver un cine exclusivo, que ahora empieza a recuperar la importancia  otrora  negada. Pero el tiempo no pasa en balde y son pocas las películas que han resistido un periodo tan largo en el olvido. Richard Peña presentaba hace unos días la película "La sangre de Jesús", título orignial "The Blood of Jesus" (1941) diciendo que era una de sus favoritas dentro de las "pocas películas han llegado a nuestros días del race film hecho entre 1915-1950". Alrededor de 100, de las 500 que se estima llegaron a existir, representan en la actualidad al fenómeno del cine afroamericano independiente de la primera mitad de S.XX. Ese cine que habla de las luces y las sombras de la comunidad negra en USA, que refleja a una colectividad que se venga de un Hollywood sin afroamericanos creando un mundo sin blancos, pero no solo negando su poder sino su propia existencia. Nace entonces el race film o race movie. Aunque hay que aclarar que no todo lo hecho por cineastas negros es cine de raza, hay tramas más convencionales presentes en su cinematografía, el western, la comedia o el cine de gansters... Así fue el preludio de Peña para contextualizar la película de 1941 que a continuación se iba a exhibir.


Los presentes en el Salón de actos de la Botín pudimos disfrutar en V.O.S.E. del pase de la película de uno de los pioneros este cine,Spencer Williams, con "The Blood of Jesus". Su filme es un ejemplo del cine de raza hecho por y para negros, aunque resulta remarcable que para esta, su segunda película, fue un productor blanco quien le costeó el presupuesto de 5.000 dólares. Esta película narra el tránsito de una joven que tras un fortuito accidente se sumerge en un mundo onírico e irreal en el que tiene la vicisitud de decidir entre el bien y el mal, entre la senda que marca un ángel o un demonio (ambos negros claro). Su camino de autodescubrimiento para llegar a la decisión final es la trama de esta película en la que, en una hora escasa, Williams saca a relucir la mayoría de la temática del cine independiente afroamericano. Pero más allá de la religión como eje fundamental podemos tratar otros aspectos. 


"Fue un productor blanco quien le costeó el presupuesto de 5.000 dólares"


Sobre el reparto tenemos que decir que la mayoría de los actores no son profesionales, solo Martha, la protagonista, y el propio director, que hace las veces de actor. De hecho el grueso de los actores son miembros de un coro de música evangélica, aspecto que por otro lado hace que en el apartado musical la película destaque. Los espirituales negros, origen del blues, nos conducen por los pasajes de la película dándole un valor folclórico por sí misma. Canciones de un tiempo en el que la música se grababa en pizarra mantienen en todo momento el ritmo de la película. Con todos estos elementos, recurrentes en el cine afroamericano, Williams consigue un relato en el que la historia no tiene todo el peso, sino que toman mayor importancia la expresividad y la simbología que se va creando. La creación de imágenes y la manera en la que Williams se recrea tiene más valor que la narración en sí.


El filme puede encontrarse en Youtube. A continuación un fragmento que corresponde con el comienzo de la película y que puede resultar significativo.


Pasaje de The Blood of Jesus/Youtube.


Texto: TheNowhereManIAm. 
Imagen: TheNowhereManIAm.
Vídeo: Youtube subido por svart3n.
Trabajo con licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...