jueves, 19 de mayo de 2011

Crítica: Midnight in Paris de Woody Allen


Woody Allen nos descubre un París fantástico en su última comedia romántica
  
El relato que nos plantea este brooklyner que ronda los 80 no supone nada nuevo en su filmografía, a simple vista. Chico con chica se enamora de otra y deja a la primera. Pero esta vez Woody, desde su óptica particular, nos muestra que el chico, Owen Wilson interpretando a Gil, se enamora de una ciudad, París. El protagonista llega a París por un asunto de negocios de su futuro suegro pero acaba perdiéndose noche tras noche en el París de los años 20, en un París de medianoche fantástico donde se codea con sus artistas admirados y es capaz de sentirse el escritor bohemio que siempre soñó ser. 

"Cuando un hombre se enamora de una ciudad, París"

En esta película Gil Pender hace de alter ego de un Woody Allen que, si los años no pasasen en balde, hubiera encabezado el reparto. Pero encuentra en Owen Wilson un actor modelable al que caracteriza con sus gestos, sus poses, y hasta su tartamudeo nervioso. No entrar en grandes conflictos y se centra en recrear el París de los años 20 que surge con el tañer de las campanas anunciado las 12, que envuelven al protagonista en una situación rocambolesca y compleja. Los actores, desde Marion Cotillard hasta Carla Bruni, esta última con un papel en la película no sobresale, y el guión, en la línea de sus filmes, son lo más destacable en su singular declaración de amor a la capital francesa

Su estreno ha coincidido con su presentación, aunque fuera de la competición oficial por la Palma de Oro, en la 64ª edición del Festival de Cannes.Pasando a otros aspectos podemos decir que se sirve de la música para ambientar mejor el paseo que nos hace recorrer por la historia  de "la ciudad del amor". Y una de las curiosidades de la cinta es que es la primera rodada íntegramente en Francia, y que tiene producción franco-española (Mediapro participa en el film)

"Suficientemente divertida y encantadora como para satisfacer a la mayoría de los fans de Woody Allen" Rotten tomatoes

La última película del director con tres premios de la Academia en sus estanterías ha sido recibida por los más entendido con críticas dispares. Podemos decir que no es una obra maestra, que puede pecar de empalagosa al comienzo y que su recreación del París de comienzos de S. XX puede parecer, por momentos, una parodia antes que humor surrealista made in Woody. Pero se sabe que la película es de Woody Allen, se respira su esencia, y eso puede que a muchos les valga.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...