miércoles, 8 de junio de 2011

Crítica: Confesión de Lem Hawkin de Oscar Micheaux

   
Oscar Micheaux nos ayuda a resolver un curioso caso 


Cartel promocional de la película.
Después de 90 minutos de didáctica investigación policíaca el desenlace de 'Confesión de Lem Hawkin', obra de Oscar Micheaux de 1935, cerraba el ciclo de cine afroamericano independiente que desde finales del pasado mes organizaba la Fundación Botín. Ayer, ante el público fiel y habitual a Pedrueca, a las 20:00h dio comienzo la película que completaba la serie de filmes de los pioneros del cine por (y para) negros que desde el 24 de mayo tenía lugar en la capital cántabra.


"Concluye el ciclo de cine afroamericano independiente"


Pero centrándonos en el asunto que nos ocupa, la cinta que ayer se exhibía, hay que continuar con el comentario de la misma:



Empezaremos por puntualizar que no se trata de un race film al uso, muchas de las características propias del cine de raza (religiosidad, música espiritual, 100% del reparto negro) no se manifiestan en 'Lem Hawkins' confession'. En su detrimento las hay del cine policíaco. Es desde este paradigma desde el que tenemos que analizar la película. La historia, que el director mastica y facilita al espectador de manera excesiva, carece en un principio de ritmo. Las elipsis continuas, el flash-back y otros recursos cinematográficos no ayudan a entrar en la historia. Es alrededor de la mitad del relato cuando la historia empieza a enganchar, para acabar con un inesperado giro que acaba por darle el encanto que respira. La trama principal es la de como un abogado consigue sacar a la luz la verdad de un asesinato que se ha cometido. En un segundo plano, pero presente durante toda la cinta, encontramos también una historia de amor, y su usual final feliz.


Tuvimos con la proyección de esta película una de las exclusivas ocasiones en las que se puede ver este cine selecto y exquisito. Aunque amateur este filme, también titulado 'Lem Hawkins Confession', tiene muchos rasgos a destacar. Del reparto decir que su actuación sobresale, para no ser, al menos todos, profesionales. Por otra parte no es menos importante que haya tantos actores blancos, algo inusual en una película dirigida por un afroamericano. Sin embargo no se cargan sobre el blanco todas las culpas, aunque si la mayoría. Se muestran también debilidades y en la comunidad afroamericana. Bien lo ejemplifica el negro borracho que no sale impune a Micheaux. La cinta, también conocida como 'Murder in Harlem', es uno de los mejores trabajos del desconocido, pero importante, director de cine Oscar Micheaux, que si bien no se adaptó por completo en el paso del cine mudo al sonoro, tuvo una prolija e interesante filmografía.

Texto: Juan P. Torres. 
Imagen: Rescatada de la red y photoshopeada por Juan P. Torres.
Por el Vicio by Juan P. Torres is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...