martes, 10 de julio de 2012

Fiesta presentación de las Drive Sessions

Greasy & Grizzly + Terrier + The Pulsebeats

Las Drive Sessions arrancan allá por enero a documentar en formato imagen-audio lo que acontece en el circuito underground de Cantabria, proximidades y conocidos -aunque la intención es de abrirse a toda España, en lo referido, sobre todo, al rock. El viernes, aprovechando que es verano, que los calendarios laborales se relajan y que dos suculentos grupos (Greasy & Grizzly y Terrier) andaban de paso, por motivos drivers, por Santander, se organizó un concierto/presentación que diese la bienvenida en condiciones a una iniciativa tan interesante como las Drive Sessions. A las bandas ya mencionadas se sumaban The Pulsebeats, que ha yan sido carne de cañón de las mismas.

Greasy & Greasly: Música de sanación palentina 


Uniformados de rojo pasión se presentan casi puntuales el dúo chico-chica Greasy & GrizzlyEl chico es Antonio Urchaga y toca la guitarra, una Gretsch a imagen y semejanza de la mítica de Bob Diley, de cuerpo rectangular y también en rojo pasión. Su indumentaria la completan unas Creepers blancas que revisan en concepto de cow-boy, elevándolo unos cuantos centímetros. Es el encargado con su hermano gemelo, Gerardo, de los FOLC (Friends Of Los Chicos) Records y guitarrista de los mismísimos Los Chicos. La chica se llama María y toca la batería, es lo único que podemos decir. Provienen de la estepa palentina pero ahora rugen su rock solo apto para crudívoros desde Liérganes (Cantabria). Por cuestiones biológicas se han asentado en ese lugar de la Cantabria profunda conocido por sus tetas, el bar Los picos y el mitológico hombre pez.


Si durante uno de sus directos muriesen repentinamente sus estertores olerían a morcilla y kalimotxo. Aceleran, más si cabe, los ritmos diabólicos de Little Richard y su Tutti frutti, recrudecen la versión de The Oblivians del Sunday you need love de TRIO. Pero cuando llega el momento de sus temas propios el rock árido y rotundo que practican no se relaja. Son la energía hecha directo y la potencia toma las tablas con sus hit Quiero ser negro o la machacona, pero no por ello menos efectiva, Viva el kalimotxo. Los aberrantes coros de María a la batería recuerdan que la suciedad cuando se apodera de la música puede llegar a resultar exquisita, porque la ración de vísceras esparcida por el escenario quedará grabada por un tiempo en nuestros tímpanos, o lo que quede de ellos. Su única referencia hasta el momento, un 7" a pachas con Tracy Lee Summer, de apenas 300 unidades de tirada, bajo el sello ¡cómo no! FOLC Records, sabe a poco para los pecaminosos sonidos de G&G


Terrier: Los perritos (guau, guaUU)


Terrier son unos cachorros que ladran juntos desde hace poco más de un año. Son fruto del arrejuntamiento de La Duquesa (Call me idiot), Guti, conocido en su Madrid adoptivo como Don Matías (Call me idiot), la silenciosa Manoli (Las Jennys de ArroyoColebro) y el ínclito Dave Petrone (Fumestones y Call me idiot), con sus sempiternas patillas. Esta fauna que se mueve en un inconfundíble sonido garagero, entre lo arrastrado y lo detallista, lo gritón y lo susurrado. Como ellos mismos dicen en su Facebook: "Entre fuerte y flojo, entre tranquilo y rabioso". La Velvet es u grupo que no falta en sus remixes cuando viajan en jet privado, o cuando ensayan en el Rock Palace.


En el Black Bird, Terrier bajaron las revoluciones pero metieron a más gente dentro, en relación con Greasy & Grizzly. La voz ronca de Dave, parénteris: (conocido en su faceta audiovisual como David Iñurreta y digno de reconocimiento por sus pedazo de videoclips de Juanita y los feos, entre otros, cierro paréntesis) la contestan las dulces Manoli y Duquesa a los coros. En el concierto del viernes se vieron acompañados como testigo de excepción a la abuela de Don Matías, a quien dedicaron, en una muestra de gran delicadeza, la canción Fuera de aquí. De ellos podemos encontrar en la red de redes, en su Bandcamp, un EP con seis canciones llenas de fiesta y de pegadiza letra, de borrachera soleada. Para que la gente se pudiese llevar algo más tangible a su casa después del concierto llevaron unos cassetes caseros con unas chapitas y unas molonas camisetas, también de estampado artesanal. Pero no se alarmen que llegará el sello que les saque un single en condiciones para presentarles como mandan los cánones.


Después de su visita a Santander no retornarán a los escenarios hasta finales de verano, pero tampoco pasará mucho tiempo hasta que vuelvan a estar por la capital cántabra. Serán uno de los grupos de la novena edición del Action Weekend. Entonces volveremos a ver el bajo Danelectro con forma de lira de Manoli y cía, volveremos a escuchar la versión del She craked de los Modern lovers con el que la gente lo flipó tanto en el Black bird, volveremos a sentir el amor casi carnal de Don Matías por Phill Collins.


The Pulsebeats: Drive Sessions de mayo


Los únicos de los tres grupos que ya han pasado por las citadas Drive Sessions son el trío fruto de una explosión de garage, power pop y punk rock. Con Natahn a la voz y guitarra y Ral a la batería y los coros (ambos, anteriormente en The Vipers UK) el puesto del bajo no lo tienen tan bien cubierto, o corrigiendo mis palabras, atado. Empezaron con Álex, y grabaron su LP homónimo The Pulsebeats con Luis, pero al concierto acudió Álex, el primer bajista de The Pulsebeats y actualmente también en los torrelaveguenses Zientotreintayuno.


Además de repasar de arriba a abajo su única referencia hasta el momento, disponible en FOLC Records, enseñaron algunas canciones, aún más aceleradas, arrojadas a todo trapo hasta su final, sin llegar apenas a los dos minutos y con la rebeldía punk por bandera. La camiseta de los Guns n' roses de Nathan acabó sudada y antes de las once y media, por cuestiones decibélicas, ya habían terminado.

Entonces llegaron las azafatas Jager, patrocinador de la fiesta, con su licor de hierbas en probetas


Al día siguiente hubo otra fiesta, esta vez organizada no por las Drive Sessions, que se graban y guardan estrechísima relación con los Drive Division, sino por otro de los grandes estudios de Cantabria, los GuitarTown Recordings de Hendrick Rover. En Liérganes se reunieron en concierto/ BBQ ¡viva el mestizaje! el cantante de los Deltonos como maetro de ceremonias y los Pilgrim Rose como invitados de lujo. Además de  amigos y degustadores de chorizo criollo. Pero eso es harina de otro costal.

Texto: Juan P. Torres.
Multimedia: Juan P. Torres y Diego Von Trier.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...